[Reseña] Cine y ciudad. Condenadas a Entenderse

Posted on Updated on

Autora: María Marcos Ramos

En ocasiones, cine y ciudad son palabras sinónimas. Las películas deben localizarse en un escenario, ya sea una ciudad grande o una pequeña, y en todas las ciudades hay o ha habido un cine. No podemos entender el surgimiento del cine sin identificarlo a una ciudad. De hecho, la primera muestra cinematográfica, La sortie des ouvriers des usines Lumière à Lyon Monplaisir (Louis Lumière, 1985), tiene lugar en una ciudad: Lyon. Desde los orígenes del cine este arte ha estado ligado a la ciudad, como así lo manifestaron los directores de documentales sociales como Jean Vigo, Manoel de Oliveira o Walter Ruttmann al realizar sus célebres sinfonías de ciudades o sinfonías urbanas. En todas estas obras la imagen de la ciudad no deja de ser una extensión de la mirada del director: en Berlín, sinfonía de una gran ciudad (Walter Ruttmann, 1927) se retrata durante un día la vida en la ciudad alemana, en A propósito de Niza (Jean Vigo, 1930) se muestran, mediante la utilización de un montaje en contraposición de música e imágenes, las desigualdades sociales de la Niza de los años 20, y en Duoro, faina fluvial (Manoel de Oliveira, 1930) la ciudad de Porto y su gente trabajadora son los protagonistas.

Recuperado de: http://revistas.usal.es/index.php/2172-9077/article/view/18543/18780

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*